Preaparacion 2012 en Chile

Es un foro de preparacion para las personas que habiten en el pais y todo aquel que quiera imigrar al mismo

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Chile-Lugares posiblemente seguros
Sáb Dic 03, 2011 4:40 pm por mauricioitalo

» Aló, ¿hay alguien aquíííííííííííííí?????????
Vie Nov 11, 2011 9:09 pm por mauricioitalo

» Aferrarse y almacenar emociones reduce la vibración humana, por las Galaxias Mayores
Sáb Oct 22, 2011 7:32 pm por Admin

» Estudiantes desarrollan robots para promover el proyecto ALMA
Vie Oct 14, 2011 5:48 am por mauricioitalo

» La NASA capta los géiser de Encélado, una de las lunas de Saturno
Vie Oct 14, 2011 5:45 am por mauricioitalo

» Astrónomos establecen por primera vez un cronograma de reionización del Universo
Vie Oct 14, 2011 5:42 am por mauricioitalo

» ESO construirá el mayor telescopio del mundo en Chile
Vie Oct 14, 2011 5:40 am por mauricioitalo

» Presentan prototipo de carné y pasaporte electrónico con microchip
Vie Oct 14, 2011 5:27 am por mauricioitalo

» Satélite alemán Rosat caerá en la Tierra entre el 20 y 25 de octubre
Vie Oct 14, 2011 5:10 am por mauricioitalo

» M6.1 sismo golpea Bali con lesiones debido al pánico y daños moderados temblores
Jue Oct 13, 2011 8:21 am por Admin

» Erupción volcánica submarina afectó a archipiélago en Canarias
Mar Oct 11, 2011 12:28 pm por mauricioitalo

» El nuevo virus más grande del mundo se aloja en el mar chileno
Mar Oct 11, 2011 12:23 pm por mauricioitalo

» Otro satélite amenaza con impactar en la Tierra
Mar Oct 11, 2011 12:20 pm por mauricioitalo

» ¿Se debe aplicar pasta de dientes ante una quemadura?. Los mitos de las urgencias
Dom Oct 09, 2011 8:01 pm por mauricioitalo

» ONG demandará al estado chileno ante la Corte Interamericana de DD.HH. por represión policial
Sáb Oct 08, 2011 8:15 pm por mauricioitalo

» Una lluvia de meteoritos caerá en las próximas horas sobre la tierra
Sáb Oct 08, 2011 8:12 pm por mauricioitalo

» Los budistas también opinan sobre “la encrucijada” del 2012
Vie Oct 07, 2011 9:45 am por mauricioitalo

» Abogado penalista explica el proyecto de orden público
Jue Oct 06, 2011 7:48 pm por mauricioitalo

» Cristián Monckeberg: "Hay grupos ultras que buscan gratuidad"
Jue Oct 06, 2011 7:23 pm por mauricioitalo

» Consejo de Rectores posterga la PSU
Jue Oct 06, 2011 7:21 pm por mauricioitalo

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro
Estadísticas
Tenemos 38 miembros registrados.
El último usuario registrado es esperanza.

Nuestros miembros han publicado un total de 1473 mensajes en 571 argumentos.

No estás conectado. Conéctate o registrate

TSUNAMIS HISTORICOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 TSUNAMIS HISTORICOS el Dom Jun 12, 2011 12:22 am

Admin


Admin
DEFINICION DE TSUNAMI

Un TSUNAMI (del japonés TSU: puerto o bahía, NAMI: ola) es una ola o serie de olas que se producen en una masa de agua al ser empujada violentamente por una fuerza que la desplaza verticalmente. Este término fue adoptado en un congreso de 1963.
Terremotos, volcanes, meteoritos, derrumbes costeros o subterráneos e incluso explosiones de gran magnitud pueden generar un TSUNAMI.

Antiguamente se les llamaba “marejadas”, “maremotos” u “ondas sísmicas marinas”, pero estos términos han ido quedando obsoletos, ya que no describen adecuadamente el fenómeno. Los dos primeros implican movimientos de marea, que es un fenómeno diferente y que tiene que ver con un desbalance oceánico provocado por la atracción gravitacional ejercida por los planetas, el sol y especialmente la luna. Las ondas sísmicas, por otra parte, implican un terremoto y ya vimos que hay varias otras causas de un TSUNAMI.

Un tsunami generalmente no es sentido por las naves en alta mar (las olas en alta mar son pequeñas) ni puede visualizarse desde la altura de un avión volando sobre el mar.

Como puede suponerse, los tsunamis pueden ser ocasionados por terremotos locales o por terremotos ocurridos a distancia. De ambos, los primeros son los que producen daños más devastadores debido a que no se alcanza a contar con tiempo suficiente para evacuar la zona (generalmente se producen entre 10 y 20 minutos después del terremoto) y a que el terremoto por sí mismo genera terror y caos que hacen muy difícil organizar una evacuación ordenada.




CAUSAS DE TSUNAMIS

Como se mencionaba en el punto anterior, los Terremotos son la gran causa de tsunamis. Para que un terremoto origine un tsunami el fondo marino debe ser movido abruptamente en sentido vertical, de modo que el océano es impulsado fuera de su equilibrio normal. Cuando esta inmensa masa de agua trata de recuperar su equilibrio, se generan las olas. El tamaño del tsunami estará determinado por la magnitud de la deformación vertical del fondo marino. No todos los terremotos generan tsunamis, sino sólo aquellos de magnitud considerable,que ocurren bajo el lecho marino y que son capaces de deformarlo.
Si bien cualquier océano puede experimentar un tsunami, es más frecuente que ocurran en el Océano Pacífico, cuyas márgenes son más comúnmente asiento de terremotos de magnitudes considerables (especialmente las costas de Chile y Perú y Japón). Además el tipo de falla que ocurre entre las placas de Nazca y Sudamericana, llamada de subducción, esto es que una placa se va deslizando bajo la otra, hacen más propicia la deformidad del fondo marino y por ende los tsunamis.

A pesar de lo dicho anteriormente, se han reportado tsunamis devastadores en los Océanos Atlánticos e Indico, así como el Mar Mediterráneo. Un gran tsunami acompañó los terremotos de Lisboa en 1755, el del Paso de Mona de Puerto Rico en 1918, y ee de Grand Banks de Canadá en 1929.

Las avalanchas, erupciones volcánicas y explosiones submarinas pueden ocasionar tsunamis que suelen disiparse rápidamente, sin alcanzar a provocar daños en sus márgenes continentales.

Respecto de los meteoritos, no hay antecedentes confiables acerca de su ocurrencia, pero la onda expansiva que provocarían al entrar al océano o el impacto en el fondo marino en caso de caer en zona de baja profundidad, son factores bastante sustentables como para pensar en ellos como eventual causa de tsunami, especialmente si se trata de un meteorito de gran tamaño.





¿CUAL ES LA DIFERENCIA CON LO QUE LLAMAMOS "MAREJADAS"?

Las marejadas se producen habitualmente por la acción del viento sobre la superficie del agua y sus olas tienen una ritmicidad que usualmente es de 20 segundos y como máximo suelen propagarse unos 150 metros tierra adentro, como observamos en los temporales o huracanes. De hecho la propagación es limitada por la distancia, de modo que va perdiendo intensidad al alejarnos del lugar donde el viento la está generando.
Un TSUNAMI, en cambio, presenta un comportamiento opuesto, ya que el brusco movimiento del agua desde la profundidad genera un efecto de “latigazo” hacia la superficie que es capaz de lograr olas de magnitud impensable. Los análisis matemáticos indican que la velocidad es igual a la raíz cuadrada del producto entre la fuerza de gravedad (9,8 m/s2) y la profundidad. Para tener una idea tomemos la profundidad habitual del Océano Pacífico, que es de 4.000 m., nos daría una ola que podría moverse a 200 m/s, o sea a 700 km/h. Y como las olas pierden su fuerza en relación inversa a su tamaño, al tener 4.000 m puede viajar a miles de kilómetros de distancia sin perder mucha fuerza.
Sólo cuando llegan a la costa comienzan a perder velocidad, al disminuir la profundidad del océano. La altura de las olas, sin embargo, puede incrementarse hasta superar los 30 metros (lo habitual es una altura de 6 o 7 m).

Las fallas presentes en las costas del Océano Pacífico donde las placas tectónicas se introducen bruscamente bajo la placa continental provoca un fenómeno llamado “subducción”, lo que genera TSUNAMIS con frecuencia. Derrumbes y erupciones volcánicas submarinas pueden provocar fenómenos similares.

La energía de los TSUNAMIS se mantiene más o menos constante durante su desplazamiento, de modo que al llegar a zonas de menor profundidad, por haber menos agua que desplazar, la velocidad se incrementa de manera formidable. Un TSUNAMI que mar adentro se sintió como una ola grande puede, al llegar a la costa, destruir hasta kilómetros mar adentro. Las turbulencias que produce en el fondo del mar arrastra rocas y arena que provoca un daño erosivo en las playa que llegan a alterar la geografía durante muchos años.

Japón, por su ubicación geográfica, es el país más golpeado, por los TSUNAMIS.





TSUNAMIS RECIENTES MÁS GRANDES

- 1929 Grand Banks, Canada
- 1946 Aleutian Islands, Alaska
- 1952 Kamchatka Peninsula, Russia
- 1957 Aleutian Islands, Alaska
- 1960 Chile
- 1964 Prince Williams Sound, Alaska
- 1975 Hawaii
- 26 de Diciembre de 2004 Sudeste Asiático

El mayor tsunami del que se tiene noticias fue el provocado entre las islas de Java y Sumatra por la erupción del volcán Krakatoa , en Mayo de 1883, donde la ola producida alcanzó una altura media de 42 metros.








¿QUÉ HACER FRENTE A UN TSUNAMI?
En 1965, la UNESCO validó formalmente la oferta de los Estados Unidos para ampliar su centro existente de alertas de tsunami en Honolulu para constituir el Tsunami Pacífico (PTWC). Se establecieron también el Grupo de Coordinación Internacional (ICG/ITSU) y el Centro de Información Internacional de Tsunami (ITIC) para repasar las actividades del Sistema de Alerta Internacional de Tsunami para el Pacífico (ITWS). El sistema alerta de Tsunami en el Pacífico se ha convertido en el núcleo de un sistema verdaderamente internacional. Veintiocho naciones son miembros de ICG/ITSU: Canadá, Chile, China, Colombia, Islas Cook, Ecuador, Fiji, Francia, Guatemala, Indonesia, Japón, República de Corea, México, Nueva Zelandia, Perú, Filipinas, Singapur, Tailandia, Hong Kong, Estados Unidos, Rusia y Samoa Occidental, además de otras seis recientemente incorporadas.
Varias naciones y territorios no miembros mantienen las estaciones para el ITWS, y los observadores de la marea también están situados en numerosas islas del Pacífico.





a) Si vive en la costa y siente un terremoto lo suficientemente fuerte para agrietar muros, es posible que dentro de los veinte minutos siguientes pueda producirse un maremoto o tsunami.
b) Si es alertado de la proximidad de un maremoto o tsunami, sitúese en una zona alta de al menos 30 mts. sobre el nivel del mar en terreno natural.
c) La mitad de los tsunamis se presentan, primero, como un recogimiento del mar que deja en seco grandes extensiones del fondo marino. Corra, no se detenga, aléjese a una zona elevada, el tsunami llegará con una velocidad de más de 100 Km/h.
d) Si Usted se encuentra en una embarcación, diríjase rápidamente mar adentro. Un tsunami es destructivo sólo cerca de la costa. De hecho a unos 5.600 mts. mar adentro o a una altura mayor a 150 mts. sobre el nivel del mar tierra adentro Ud. puede considerarse seguro.
e) Tenga siempre presente que un tsunami puede penetrar por ríos, quebradas o marismas, varios kilómetros tierra adentro, por lo tanto hay que alejarse de éstos.
f) Un tsunami puede tener diez o más olas destructivas en 12 horas; procure tener a mano ropa de abrigo, especialmente para los niños.
g) Tenga instruida a su familia sobre la ruta de huida y lugar de reunión posterior.
h) Procure tener aparato de radio portátil, que le permita estar informado, y pilas secas de repuesto.

CRÓNICA DEL TSUNAMI DE ARICA, 1868.



"Hacia las cuatro de la tarde me encontraba en la cabina del comandante cuando nos sobresaltamos, pues el barco vibraba como cuando se deja caer el ancla y la cadena gime en los escobenes. Seguros de que no podía tratarse de esto, corrimos hacia el puente. Atrajo nuestra atención una nube de polvo que avanzaba desde el sureste por tierra, al mismo tiempo que crecía la intensidad del ruido. Ante nuestros ojos estupefactos las colinas parecían tambalearse, y el suelo se agitaba igual que las pequeñas olas de un mar picado."
"La nube de polvo envolvía ya a Arica. Al mismo tiempo se elevaban a través de su impenetrable velo los gritos de socorro, el estruendo de las casas que se derrumbaban y la mezcla de los mil clamores que se producen durante una calamidad. Mientras tanto, nuestro barco se sacudía como tomado por una mano gigantesca. Después, la nube cruzó sobre nosotros."

"A medida que el polvo se disipaba, nos frotábamos los ojos y mirábamos sin poder creer lo que veíamos en el sitio donde segundos antes se encontraba una ciudad feliz y próspera, diligente de actividad y vida, sólo veíamos ruinas entre las que se debatían los heridos menos graves de todos, los infortunados prisioneros de las ruinas de sus propias casas; gritos, aullidos de dolor y llamadas de auxilio rasgaban el aire, bajo un sol sin piedad que brillaba en el cielo sereno."

"Temerosos por la llegada de un maremoto, mirábamos hacia el mar abierto; pero el mar estaba tranquilo y se podía creer que los cuatro o cinco minutos que acabábamos de vivir, así como el desolado espectáculo al que volvíamos momentáneamente la espalde, habían sido una pesadilla. Por prudencia, el comandante hizo fondear las anclas suplementarias, cerrar las escotillas, amarrar los cañones, poner alambreras."

"En tierra, los sobrevivientes atravesaban mientras tanto la playa y se apiñaban en el pequeño malecón, llamando a las tripulaciones de los barcos para que ayudadran a sacar a sus parientes de las confusas ruinas y transportarlos a la aparente seguridad de los barcos anclados. Esto era más de lo que podíamos soportar, así que de inmediato bajamos la lancha con trece hombres a bordo. Alcanzó la ribera y la tripulación desembarcó de inmediato, dejando solamente un marinero de guardia en la embarcación. Mientras tanto, abordo tratábamos de organizar un equipo armado de palas, hachas y zapapicos, cuando un rumor atrajo nuestra atención; al volver los ojos a tierra vimos com horror que el lugar en el que se encontraba el muelle lleno de seres humanos, había sido tragado en un instante por la repentina subida del mar, mientras que nuestro navío, flotando sobre la superficie, no lo había notado. Veíamos asimismo la lancha con sus tripulantes arrastrados por la irresistible ola hacia el alto acantilado vertical del Morro, en donde desaparecieron entre la espuma formada por la ola al romper sobre las rocas."

"En ese mismo momento se produjo una nueva sacudida sísmica, acompañada en la ribera de un terrible rugido que duró algunos minutos. Vimos nuevamente ondular la tierra, moverse de izquierda a derecha, y esta vez el mar se retiró hasta hacernos encallar y descubrir el fondo del océano, mostrando a nuestros ojos lo que jamás se había visto: peces que se debatían entre las rocas y monstruos marinos embarrancados. Las embarcaciones de casco redondo rodaban sobre sus costados, mientras que nuesrtro Wateree se posó sobre el fondo plano. Cuando volvió el mar, no como una ola sino más bien como una enorme marea, hizo rodar a nuestras infortunadas naves compañeras con la quilla arriba del mástil, mientras que el Wateree se levantó ileso sobre las agitadas aguas."

"A partir de ese instante, el mar pareció desfiar todas las leyes de la naturaleza. Diversas corrientes se precipitaban en direcciones opuestas y nos arrastraban a una velocidad que jamás hubiéramos alcanzado, aunque marchásemos a todo vapor. La tierra temblaba continuamente, en intervalos regulares, cada vez con menos violencia y durante menos tiempo."

"El acorazado peruano América, el más veloz de su tiempo, continuaba a flote, así como el navío norteamericano Fredonia. El América, que había intentado llegar a mar abierto a toda la velocidad de sus máquinas antes de la retirada del mar, se hallaba parcialmente en seco, con el casco desfondado. En ese momento la ola lo arrastraba a gran velocidad hacia la ribera mientras sus chimeneas vomitaban un espeso humo negro y parecía ir en socorro del Fredonia, que, gravemente averiado, era empujado hacia los acantilados del Morro de Arica. Creyendo que esas eran sus intenciones, el comandante Dyer, del Fredonia, corrió a la proa del barco y gritó hacia el acorazado, que se encontraba sólo a unas yardas de distancia:"¡No pueden hacer nada por nosotros, nuestro casco está roto! ¡Sálvense! ¡Adiós!" Un momento después el Fredonia se estrelló contra el acantilado y nadie se salvó, mientras que una corriente contraria tomó milagrosamente al navío peruano y lo arrastró en otra dirección."

"Los últimos rayos del sol iluminaban los Andes cuando vimos con horror que las tumbas, sobre la pendiente de la montaña de arena, en la que los hombres de la antigüedad enterraron a sus muertos, se habían abierto, y, colocadas en filas concéntricas, como en un anfiteatro, las momias de los aborígenes muertos aparecían de nuevo a la superficie. Habían sido enterradas sentadas frente al mar. Estaban sorprendentemente conservadas gracias al salitre que impregnaba el suelo; las violentas sacudidas que habían disgregado esa tierra seca y desértica descubrían una espantosa ciudad de muertos, enterrados hacía largo tiempo."

"Las palabras son incapaces de describir el aterrador espectáculo de la escena. Impresionados por los momentos que acabábamos de vivir, creímos que había llegado el día del Juicio Final y que la Tierra iba a desaparecer; la amargura de una muerte tan aterradora era mayor de lo que podíamos imaginar."

"La noche había caído hacía largo tiempo cuando el vigía gritó sobre el puente para anunciar que una ola gigantesca se aproximaba. Escrutando la oscuridad percibimos primero una débil línea fosforescente que, como un extraño espejismo, parecía subir cada vez más hacia el cielo; su cresta, coronada por la lúgubre luz de un resplandor fosforescente, revelaba siniestras masas de agua negra que se agitaban por debajo de ella. Anunciándose con el estruendo de miles de truenos que rugían al unísono, el maremoto que temíamos desde hacía horas había llegado finalmente."

"De todos los horrores, éste parecía ser el peor. Encadenados al fondo, incapaces de escapar, habiendo tomado todas las precauciones humanamente posibles, no podíamos más que ver llegar la monstruosa ola, sin siquiera el sostén moral de poder hacer algo, ni la esperanza de que el navío pudiese pasar a través de la masa de agua que avanzaba para destrozarnos. Lo único que nos quedaba era sujetarnos a los barandales y esperar la catástrofe."

"En medio de un estruendo aterrador, nuestro barco fue tragado, enterrado bajo una masa semilíquida, semisólida de arena y agua. Permanecimos sumergidos faltándonos el aire durante una eternidad; después, con un gemido de toda su armazón, nuestro sólido Wateree se abrió un camino hacia la superficie con su jadeante tripulación sujeta aún de sus barandillas. Algunos hombres estaban gravemente heridos; ninguno había muerto, no faltaba nadie. Había sido un milagro en el que, a pesar del tiempo transcurrido desde entonces, me es difícil creer."

"Ciertamente nuestra supervivencia se debió a la línes y a la forma del barco, que había permitido que el agua escurriera del puente en forma tan rápida como si se tratara de una balsa."

"El navío había sido transportadoa gran velocidad y rápidamente se inmovilizó. Tras esperar unos minutos, bajamos una linterna desde a bordo, y descubrimos que habíamos encallado. No sabíamos en dónde. Algunas olas menos violentas se estrellaban contra nosotros, después todo cesó. Durante algún tiempo permanecimos en nuestros puestos, pero como el barco seguía inmóvil, se dió la orden a la agotada tripulación para que fuera a dormir."




"El sol se levantó sobre una escena de desolación como pocas veces pudo contemplarse. Estábamos en seco, a tres millas del sitio en que habíamos anclado y a dos milla tierra adentro (unos 3,5 kilómetros). La ola nos había transportado a una velocidad increíble por encima de las dunas de arena que bordean el océano, a través de un valle, y más allá de la vía del ferrocarril que va a Bolivia, para abandonarnos al pie de la cadena costera de la cordillera de los Andes. Ahí, sobre el acantilado casi vertical, descubrimos el rastro que la ola del maremoto, a unos 47 pies de altura (unos 15 metros), había dejado. Si la ola nos hubiera arrastrado 60 pies más adelante, nos habría estrellado contra el muro perpendicular de la montaña."

"Cerca de nosotros yacían los restos de un velero inglés de tres palos, el Channacelia; una de las cadenas del ancla se arrollaba alrededor del navío tantas veces como su longitud lo había permitido, mostrando así que el barco había rodado varias veces. Un poco más lejos, rumbo al mar, el acorazado América estaba destrozado, recostado sobre uno de sus flancos."

"Los terremotos continuaron durante los siguientes días, pero ninguno alcanzó ya la violencia ni la duración del primero; sin embargo, algunos eran lo suficientemente severos para sacudir al Wateree hasta hacerlo vibrar como una vieja tetera, así que nos vimos obligados a abandonar el navío para acampar en la meseta, 200 pies más arriba. Desde allí pudimos contemplar el efecto desastrozo de las sacudidas en la topografía. En algunos sitios encontramos fisuras inmensas, una de las cuales alcanzabamás de 100 pies de ancho (35 metros), con profundidades desconocidas; otras no eran más que simples cuarteamientos y desgarraduras. Aquí y allá descubrimos la prueba da la desesperación de la gente durante su huida: recuerdo, por ejemplo, el cadáver de una mujer montado sobre un caballo muerto, los dos tragados por una grieta cuando trataban de escapar para salvar la vida."

"La ciudad misma había desaparecido y en su lugar se extendía una llanura de arena sólida. Exceptuando los barrios adosados a la montaña, no quedaba ninguna casa que señalara el sitio en que estaba levantada Arica. Todas las construcciones hechas con tabiques suaves, llamados "adobes", habían sido destruidas por el mar. En los barrios situados abajo del nivel alcanzado por el agua, caminábamos sobre un horrible amontonamiento en el que todo se mezclaba, incluyendo los cadáveres, bajo una altura de 20 ó 30 pies."

"De los diez o quince mil habitantes que tenía Arica, sólo sobrevivieron unos cuantos centenares de infortunados. Durante las tres largas semanas que esperamos la llegada de los primeros auxilios, compartimos con ellos las provisiones y el agua potable del Wateree. Renuncio a describir nuestra emoción cuando finalmente la vieja fragata Powhatan, de la Marina de los Estados Unidos, apareció en la rada con la cala y el puente sobrecargado de todas las provisiones, de todos los víveres posibles."


Este es el relato del oficial L.G. Billings, del navío de bandera norteamericana Wateree, que junto al Fredonia, al acorazado peruano América y a otra docena de embarcaciones se encontraban anclados en la rada de Arica, a la sazón bajo dominio peruano, la tarde del 8 de Agosto de 1868, fecha en que, como había ocurrido en cada siglo de la existencia de esa entonces floreciente ciudad, la fuerza de un terremoto y posterior tsunami destruyó casi todo lo que los hombres habían construido.
Sólo el siglo XX se ha escapado, hasta la fecha, de una catástrofe de tan graves consecuencias en esa nortina ciudad, chilena desde 1879.

Extraído de "Los terremotos chilenos", Patrico Manns. Edit. Quimantú, 1972. Santiago de Chile.


EL TERREMOTO DE VALDIVIA
CHILE, 21 y 22 DE MAYO DE 1960

SUMARIO
Si bien es cierto que no sólo Valdivia fue afectada por el famoso terremoto de 1960, es la ciudad donde se registró aquella tristemente célebre intensidad record de XI a XII en Escala de Mercalli y 9,5 en Escala Richter. Simplemente el mayor movimiento telúrico jamás registrado.

El terremoto ocurrió el 22 de mayo de 1960 a las 15,11 horas (19,11 GMT) y fue percibido en todo el cono sur de América.
El epicentro se localizó a 39.5° de Latitud Sur y a 74.5° de Longitud Oeste
El hipocentro se ubicó a 60 kms de profundidad.

2.000 personas murieron (4.000 a 5.000 en toda la región), 3.000 resultaron heridas. 2.000.000 perdieron su hogar.

Los ríos cambiaron su curso. Nuevos lagos nacieron. Las montañas se movieron. La geografía, como nunca se había visto, se modificó marcadamente.

En los minutos posteriores un Tsunami arrasó lo poco que quedaba en pie.
El mar se recogió por algunos minutos y luego una gran ola se levantó destruyendo a su paso casas, animales, puentes, botes y, por supuesto, muchas vidas humanas.

Algunas naves fueron a quedar a kilómetros del mar, río arriba.

Como consecuencia del sismo, se originaron tsunamis que arrasaron las costas de Japón (138 muertes y daños por U$ 50 millones), Hawaii (61 muertes y U$75 millones en daños), Filipinas (32 muertes y desaparecimientos). La Costa Oeste de Estados Unidos también registró un tsunami que provocó daños por más de U$ 500.000.









DESCRIPCIÓN DE LA CATÁSTROFE

La triple catástrofe del 21 y 22 de mayo de 1960 - dos terremotos y un maremoto que asolaron trece de las entonces 25 provincias del país, dejaron una profunda huella en el espíritu de la población y deterioraron gravemente la economía de la nación. En pocos minutos se perdieron centenares de vidas y fue arrasada la infraestructura chilena, parte del territorio se hundió en el mar, aparecieron nuevas islas y otras fueron borradas por el tsunami. Tres derrumbes de tierra bloquearon el desagüe natural del Lago Riñihue hacia el Río San Pedro amenazando con asolar los pueblos ribereños y la parte baja de Valdivia. En dos meses un contingente encabezado por el Ingeniero Raúl Sáez Sáez logró evitar la tragedia (ver La Epopeya del Riñihue).

A las seis de la madrugada con dos minutos del 21 de mayo, gran parte del país, desde el Norte Chico hasta Llanquihue, fue despertado por un brusco movimiento sísmico. Las comunicaciones de Santiago al sur quedaron abruptamente interrumpidas. Los primeros boletines se conocieron a través del periodista Enrique Folch (conocido como "El Repórter X"), quien a través de Radio del Pacífico informó sobre comunicaciones captadas de radioaficionados de Coronel, Chillán, Concepción, Angol, Talcahuano y otros pueblos del sur chileno, relativas al desastre. El presidente Jorge Alessandri, quien había hecho ya un estreno catastrófico el día de su elección al registrarse el Terremoto de las Melosas en 1958, debió suspender el tradicional Mensaje ante el Congreso así como las celebraciones del Combate Naval de Iquique de 1879 preparados para ese día. Además llovió intensamente toda esa jornada en el sur de Chile.
Cuando ya se había iniciado una cadena de información y solidaridad, en una relativa calma, el día domingo 22 de mayo a las tres de la tarde con diez minutos un nuevo y más intenso terremoto se dejó sentir en la zona sur, especialmente en Valdivia.


Estrictamente hablando, en Chile hubo 9 terremotos entre el 21 de Mayo y el 6 de Junio de 1960
(informe del subdirector del Instituto de Sismología de la Universidad de Chile Edgar Kausel):

Epicentro Fecha y Hora Magnitud Richter*
1 Concepción y Lebu Mayo 21 06,02 horas 7.25
2 Concepción Mayo 21 06,33 horas 7.25
3 Concepción Mayo 22 14,58 horas 7.5
4 Valdivia Mayo 22 15,10 horas 7.5
5 Valdivia Mayo 22 15,40 horas 8.75
6 Península de Taitao Mayo 25 04,37 horas 7.0
7 Isla Wellington (Puerto Edén) Mayo 26 09,56 horas 7.0
8 Península de Taitao Junio 2 01,58 horas 6.75
9 Península de Taitao Junio 6 01,55 horas 7.0

* Se refiere a la Escala Richter Standard (Ms), reportada entonces por la Universidad de Georgetown y el Boston
College de EE.UU. , y los observatorios Villa Ortúzar de Buenos Aires e Instituto Geofísico Los Andes de Bogotá.
Actualmente se usa una modificación que considera la geometría de la falla y el momento sísmico (Mw),
que le asigna al Terremoto de Valdivia un valor de 9.6. Ver link de USGS.



CIUDADES Y PUEBLOS MÁS AFECTADOS
De norte a sur, los primeros daños importantes fueron detectados en Talca, donde la carretera longitudinal se hundió cerca de un metro en un tramo de 50 metros al norte del cruce con el río Maule.
En Constitución la Escuela Vocacional fue seriamente dañada, debiendo suspenderse las clases.
EnParral hubo dos muertos y se derrumbó el edificio de la Policía de Investigaciones.
Quirihue y San Carlos resultaron con varias viviendas destruidas (Registro Civil y Compañía de Teléfonos en este último).
Los retenes de Carabineros de Ñiquén y Tanilboro fueron destruidos.
En Chillán murieron cinco personas y el 20 por ciento de sus edificios registró daños considerables. Era el punto más austral del país que mantenía comunicaciones normales con Santiago.
En Yungay pereció una persona y cayeron varios edificios.
En Tomé hubo 5 muertes y numerosas viviendas destruidas, tanto por el terremoto como por el tsunami registrado el día 22 de mayo.
En Dichato hubo dos muertos y el barco pesquero Ube varó cerca de la playa.
En Talcahuano perecieron diez personas y se dañó gravemente el 65% de las viviendas (había entonces un total de 13.000), quedando otro 25% en condiciones inhabitables. Horas de terror se vivieron cuando la tarde del 22 se registró un tsunami que hizo subir el nivel de la playa en tres metros, debiendo evacuarse la población Rocuant Morro. Los edificios de La Aduana, el teatro, la Clínica Talcahuano, la Gobernación y varias casas comerciales debieron ser, entre otros, posteriormente demolidos.
En Concepción se estimó en 125 los muertos y 300 los heridos. No hubo suministro normal de agua potable durante cinco días, así como de servicios telegráficos, telefónicos y de electricidad. Más de 2.000 viviendas resultaron destruidas, especialmente en la zona vecina a Talcahuano, habitada por gente de menores recursos. El puente sobre el río Bio Bio se destruyó en tres partes, especialmente en la zona aledaña a Concepción, donde se derrumbó un tramo de 45 metros. Los edificios de los diarios La Patria y El Sur, así como de la Casa Correccional Buen Pastor, convento de las Monjas Sacramentinas, Liceo de Niñas, etc., sufrieron daños y víctimas considerables. La vía férrea entre Concepción y San Rosendo se interrumpió a la altura de Talcamávida. La usina de Huachipato estuvo a punto de sufrir daños irreparables al suspenderse la energía eléctrica y comenzar a enfriarse la mezcla en su interior (habrían tenido que dinamitarla).
EnLota hubo 18 muertos y 30 heridos. Los minerales de carbón fueron peligrosamente inundados por los derrumbes en su interior.
Coronel registró tres muertos y destrucción del 50% de sus casas.
Los Angeles sufrió daños en el 70% de sus viviendas y en la mayoría de sus edificios públicos. Curiosamente la mayoría de las fachadas permanecieron indemnes.
En Curanilahue hubo un fallecido.
En Lebu murieron nueve personas y hubo daños importantes, especialmente en la mina La Victoria de Lebu.
En Angol se dañó el 82% de las viviendas y 6.000 personas perdieron sus hogares. Hubo tres muertos. La Escuela Normal, Liceo de Niñas, Casa Hogar e Instituto Comercial sufrieron enormes daños. El cementerio prácticamente se derrumbó, dejando a la vista los esqueletos y cadáveres de sus nichos (fui testigo directo del hecho). La Cárcel y la Intendencia fueron también seriamente dañadas.
Los Sauces, Victoria, Traiguén y Collipulli sufrieron daños de considerable magnitud. En esta última localidad el Viaducto del Malleco fue dañado interrumpiéndose por varias semanas el tránsito de trenes.
Carahue sufrió la destrucción del 40% de sus viviendas.
Temuco no registró víctimas fatales, pero si siete heridos y enormes daños en las carreteras de acceso a Pucón y ciudades vecinas. Hubo interrupción de servicios eléctricos y de comunicaciones por varios días.
El lago Villarrica se desbordó inundando las casas aledañas a sus riberas.
El pequeño pueblito indígena Peihueco, al interior de la provincia de Cautín, fue virtualmente sepultado por un alud de tierra registrándose la dramática muerte de 300 de sus habitantes y desapareciendo otros 50.
Toltén, Puerto Saavedra y Queule, situados en zonas bajas en la costa de Cautín, no registraron muchos daños por el terremoto mismo. El tsunami posterior, sin embargo, los asoló sin piedad. Puerto Saavedra fue borrada de la faz de la tierra. Sus casas fueron arrastradas por el mar más de dos kilómetros tierra adentro. Sólo una casa resistió la embestida. Su población, a la sazón de 2.500 habitantes, alcanzó a correr hacia tierras altas, alertada por la sirena de bomberos, que aulló incesantemente, huyendo de tres olas gigantes sucesivas que destruyeron todo a su paso. Cincuenta de ellos, sin embargo, perecieron en el lugar. Toltén y Queule no corrieron mejor suerte y también fueron asoladas por las olas.
Valdivia, sitio del epicentro, quedó a oscuras. Se reportaron quince muertos y cien heridos. El 40% de las casas fue destruído. El desborde del río Calle Calle inundó centenares de casas y el centro comercial quedó parcialmente destruido. La Isla Teja y los barrios Collico y Las Animas debieron ser evacuados.La avenida Costanera fue anegada por el río y casi todos los puentes resultaron inutilizables. La torre del Cuerpo de Bomberos y el Hospital de la ciudad quedaron también inoperables. Alrededor de 20.000 personas perdieron su hogar.
Otro pueblo que sufrió las graves consecuencias del maremoto fue Corral, donde lamentablemente sus habitantes no alcanzaron a ponerse a salvo y fueron llevados por el mar junto a sus casas y animales. Poblaciones completas, como la de pescadores de la Caleta San Carlos, fueron arrasadas por las olas registrándose centenares de muertos y desaparecidos. En esta zona, que es una bahía en la cual desemboca el río Valdivia en el océano Pacífico, varias naves se encontraban fondeadas en sus puertos. Entre éstas estaban el barco "Carlos Haverbeck", el vapor de pasajeros "Prat", los remolcadores "Pacífico" y "Chanchorro", "El Canelo", el vapor "Santiago" y el buque de dragado "Covadonga". Los cuatro primeros se hundieron. "El Canelo" varó en un brazo del río Valdivia y el "Santiago" lo hizo frente a Niebla. La "Covadonga" arrasó una escuela y varias casas y quedó en el río Putimay. Un voluntario del Cuerpo de Bomberos de Corral, que estaba haciendo sonar la sirena para advertir a la población del maremoto que se avecinaba, fue arrastrado mar adentro aferrado a una tabla, logrando ser rescatado al día siguiente a varios kilómetros del lugar.
Lauris Sterns nos informa que ella fue testigo presencial y señala que la Isla Teja no quedó totalmente aislada, que la torre del Cuerpo de Bomberos resultó destruida, que lo que hacían sonar era una campana y no una sirena y que los puentes quedaron inoperables por vehículos, pero se podía transitar a pie. Señala además que un remolcador (no sabe su nombre, pero puede que sea uno de los mencionados en la pagina), en Corral fue levantado por la ola del maremoto y depositado, tierra adentro, detras de los edificios de los Altos Hornos, una refineria de acero en Corral.
Los Morros, San Carlos, Amargos, Camino Amargos, Corral Bajo, La Aguada, San Juan, Ensenada, Niebla y Los Molinos prácticamente desaparecieron. En Mehuín sólo una casa resistió el embate, pero treinta de sus habitantes murieron o desaparecieron.
En La Unión hubo un herido y un desaparecido. Uno de sus molinos se derrumbó, al igual que la Municipalidad, maestranza, tiendas y bodegas de frutos.
Osorno sufrió la destrucción de cincuenta casas y hubo ocho muertes, muchos de ellos niños que asistían a la función de la tarde del teatro de la ciudad. Su Catedral, Iglesia Alemana y Banco del Estado fueron seriamente dañados. Bahía Mansa, Pucatrihue, Maicolpué y Choro Traiguén prácticamente desaparecieron.
Río Negro y Purranque debieron lamentar la destrucción de sus principales edificios (molinos, hospital, hoteles y varias tiendas y casas).
Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas sufrieron pocos daños con el terremoto, aunque en esta última hubo ocho muertos. Peulla lamentó dieciocho víctimas fatales y grandes daños.Los caminos de acceso se interrumpieron en varios puntos.
En Puerto Montt se registraron treinta muertos y cientotreinta heridos. El 90% de sus viviendas fueron destruidas ya sea por el terremoto, los incendios posteriores (como fue el caso de la Comisaría) o por el tsunami (edificios portuarios, eduana y viviendas costeras). El muelle de la caleta Angelmó desapareció al igual que gran parte de su recién inaugurada población Modelo.
Ancud no corrió mejor suerte, sumándose a las calamidades mencionadas la acción de una incesante lluvia. El oleje llegó hasta la Plaza de Armas y las poblaciones Pudeto, La Arena y El Castillo fueron arrasadas. Muchos pescadores intentaron huir mar adentro en sus propios botes o en la lancha de Carabineros "Gloria", pero fueron sorprendidos por el tsunami, el que hundió la lancha con treinta personas a bordo, y alrededor de nueve botes con sus respectivas familias.
Castro sufrió una suerte similar, con los edificios más antiguos arrasados por el terremoto del 22 de mayo, su centro cívico consumido por los incendios subsecuentes y sus edificaciones portuarias barridas por el maremoto.
Lo que ocurrió en el Lago Riñihue, por sus características espectaculares, requiere una página especial.

Fue destruido el 60% de las viviendas de Chiloé, el 55% de Valdivia, el 50% de Angol y el 45% de Concepción.







Corral Bajo fue pulverizado. Puerto Saavedra, Llanquihue Toltén y Queule estaban prácticamente sumergidos.

Primero el terremoto, luego el tsunami y después, por si ello fuera poco, una tercera y peor amenaza. Al derrumbarse, las montañas obstruyeron el flujo del río San Pedro en tres zonas impidiendo el drenaje del Lago Riñihue. El nivel de las aguas comenzó a subir. Todo ese caudal contenido podía ceder violentamente inundando y destruyendo Valdivia y las comunidades aledañas.

Se inició entonces el mayor operativo de ingeniería de emergencia realizado hasta entonces en una catástrofe. Civiles, obreros, militares, personal de ENDESA, CORFO, Ministerio de Obras Públicas, etc. Todos trabajando mano a mano para evitar un nuevo desastre.

3 mil millones de metros cúbicos se habían almacenado amenazando
la ocurrencia de un nuevo "tsunami", pero esta vez hacia el mar.

Decir que la tierra se abrió no es una expresión metafórica

LOTA:Bomberos ayudan a rescatar víctimas.

Una intensa réplica interrumpe la sepultura de los familiares fallecidos en la catástrofe.

OSORNO:

Escenas macabras forman parte de una dura y cruel realidad.

La desolación en los rostros de los campesinos de Osorno.

TEMUCO:

El orfanato de Temuco destruido

CONCEPCION:

San José decapitado en la iglesia del mismo nombre. Al lado, iglesia de Los Salesianos.

Olla común, un gesto de solidaridad en la desgracia.

Puente Bío-Bío

San Pedro y Coronel quedaron aislados de Concepción.

En medio de las ruinas, una pequeña busca afanosamente su muñeca perdida.
Su búsqueda es exitosa, la sonrisa vuelve a su rostro inocente.
Dantesco espectáculo de la morgue de Concepción.

La gente acude en masa a renovar su fe
afuera de la Catedral de Concepción

Una de las incontables réplicas causa pánico

CASTRO:

Castro:la furia de la naturaleza.

QUELLON:

Quellón: el viejo alerce también se rindió. El mar invadió Quellón.

VALDIVIA:

La tierra se abrió... salvar lo poco que quedó.

La imagenes, favor ver en el siguiente link:

http://www.angelfire.com/nt/terremotodel60/
























































Ver perfil de usuario http://preparacion-en-chile.forochile.org

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.